Lista de libros
Ir a la página


FAUSTO. WOLFGANG, JOHAN GOETHE.         Página 2


desconcertado:

no están acostumbrados a lo bueno, pero han leído mucho. ¿Cómo conseguiremos que, siendo todo

fresco, nuevo y relevar resulte a la vez agradable? Y es que, la verdad, me gusta ver al pueblo llano

acercarse en torrente a nuestra carpa y agolparse con insistente afán para pasar por la estrecha puerta

de la Gracia, verlo a pleno sol, antes de las cuatro, llegar a empellones hasta la taquilla y casi romperse

el cuello por su entrada, como se lo rompen por el pan en tiempos de escasez. Propiciar este milagro

en gente tan diversa es algo que sólo logra el poeta, ¡consíguelo hoy, amigo!
POETA

No me hables de esa abigarrada multitud cuyo aspecto panta al espíritu. Presérvame del ondulante

flujo que, a nuestro pesar, nos empuja hacia el torbellino. No; llévame a ese sereno rincón del cielo

donde sólo para el poeta flo rece la auténtica alegría, donde, con mano divina, el amor y la amistad

procuran y dispensan bendiciones a nuestro corazón. Lo que de nuestro pecho brotó, lo que los labios

empezaron a balbucir, malogrado o tal vez conseguido, queda envuelto por la salvaje violencia del

instante. Lo que brilla nació para el instante; lo auténtico permanece imperecedero en la posteridad.

PERSONAJE COMICO

Cómo me gustaría dejar de oír hablar de posteridad. Si me pongo a hablar de ella, ¿quién hará reír a

nue stra época? Esta quiere y debe disfrutar. Nunca es poco la presencia de un muchacho divertido; el

que sabe expresarse con gracia no amargará el humor del pueblo; deseará estar ante un público amplio

para conmoverlo con más seguridad. Por eso, pórtate bien y sé ejemplar; haz oír a la fantasía con todos

sus coros, a la razón, al entendimiento, a la sensibilidad, a la pasión; pero, eso sí, cuídate de la locura.

DIRECTOR

Pero, sobre todo, ¡que haya acción! Se viene a ver; lo que gusta es mirar. Si ante los ojos ofreces una

trama con muchos sucesos, de manera que la gente se quede boquiabierta, te habrás ganado a la masa y

serás un hombre bienamado. La masa sólo puede ser movida por la masa y así cada cual se procurará

lo suyo. El que mucho reparte, da un poco a cada uno, y así todos salen contentos de la sala. Si les das



Página anterior | Página siguiente