Lista de libros
Ir a la página


FAUSTO. WOLFGANG, JOHAN GOETHE.         Página 1



FAUSTO

WOLFGANG, JOHAN GOETHE



DEDICATORIA

Os aproximáis de nuevo, formas temblorosas que os mostrasteis hace ya mucho tiempo a mi turbada

vista. Mas, ¿intento apresaros ahora?, ¿se siente mi corazón aún capaz de semejante locura? Os agolpái s,

luego podéis reinar al igual que, saliendo del vaho y la niebla, os vais elevando a mi alrededor. Mi pecho

se estremece juvenilmente al hálito mágico de vuestra procesión.
Me traéis imágenes de días felices, y algunas sombras queridas se alzan. Como a una vieja leyenda

casi olvidada, os acompañan el primer amor y la amistad; el dolor se renueva; la queja vuelve a

emprender el errático y laberíntico camino de la vida y pronuncia el nombre de aquellas nobles personas

que, engañadas por la esperanza de días de felicidad, han desaparecido antes que yo.

Las almas a las que canté por primera vez ya no escucharán estos cantos. Se disolvió aquel amigable

grupo y se extinguió el eco primero. Mi canción se entona para una multitud de extraños cuyo aplauso

me provoca temor, y todo aquello que se regocijaba con mi canto, si aún vive, vaga disperso por el

mundo.

Me sumo en una nostalgia, que no sentía hace mucho tiempo, de aquel reino de espíritus, sereno y

grave. Mi canto susurrante flota como arpa de Eolo; un escalofrío se apodera de mí. Las lágrimas van

cayendo una tras otra. El recio corazón se enternece y ablanda. Lo que poseo lo veo en la lejanía y lo que

desapareció se convierte para mí en realidad.

PRELUDIO EN EL TEATRO

DIRECTOR

Vosotros dos, que tantas veces nos apoyasteis en la necedad y la aflicción, decidme qué acogida

esperáis para nuestra empresa en estas tierras alemanas. Yo, sobre todo, querría agradar sobremanera

al estado llano, porque vive y deja vivir. Ya están colocados los postes, ya se montó el tablado y todos

se las prometen felices. Se han sentado allí confiados, con los ojos bien abiertos y deseando que

asombren. Aunque sé cómo dar sosiego al espíritu del pueblo, nunca me he sentido tan

Página siguiente